Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario mediante sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí Saber más

Acepto

Simplifica la excelencia

LANSOFT NOTICIAS

Jueves, 31-08-2017

Una empresa británica, suspendida por incitar el fraude de la diarrea

El Gobierno del Reino Unido está decidido a aplicar mano dura para poner coto al conocido como fraude de la diarrea. Las reclamaciones falsas por intoxicaciones alimentarias durante las vacaciones ha experimentado un crecimiento inusitado en los últimos años que ha llevado a las autoridades británicas a iniciar una cruzada centrada sobre todo en los propios turistas. Ahora le ha llegado el turno a las empresas que promueven estas prácticas.

El organismo estatal responsable de gestionar las reclamaciones ha suspendido la licencia de una empresa británica por animar a los viajeros a inventarse o adornar síntomas de enfermedades gástricas. Se trata de una empresa radicada en el condado de Lancashire, Allsure Ltd, constituida en el año 2014 y dedicada precisamente a la gestión de este y otros tipos de reclamaciones.

La empresa no sólo incitaba a los clientes a presentar las reclamaciones fraudulentas; además, lo hacía tergiversando la realidad, ya que exageraba las cantidades que podían llegar a percibir para acabar de convencerles.

Asimismo, la empresa adiestraba a conciencia a sus clientes, ofreciéndoles orientaciones precisas sobre las respuestas que debían dar al ser interrogados cuando formularan la reclamación.

Con su licencia de actividad ya anulada, la empresa ya no podrá ofrecer sus servicios regulados de gestión de reclamaciones ni a nuevos ni a sus actuales clientes.

El Claims Management Regulator o CMR (Regulador de Gestión de Reclamaciones Británico) es el organismo responsable del control de las reclamaciones que gestionan empresas como la suspendida. Creado en el año 2008 y adscrito desde entonces al Ministerio de Justicia, su misión es velar por que todos estos procesos se ajusten a la ley. Desde que el Gobierno anunció un control más severo para atajar las prácticas fraudulentas, este organismo ha intensificado su actividad de vigilancia. Su jefe, Kevin Rousell, afirma que habrá una tolerancia cero hacia empresas que incurran en conductas tipificadas como graves. «Adoptaremos medidas firmes; no se va a tolerar la conducta de fomentar la interposición de demandas fraudulentas».

La intervención de la CMR se ciñe a la línea de actuación anunciada este mismo verano por el Ministerio de Justicia británico, quien alertó de que preparaba «medidas severas» para todos aquellos que pretendieran costearse las vacaciones fingiendo intoxicaciones que nunca existieron. No en vano, las demandas por intoxicaciones alimentarias con visitantes procedentes de este país ha aumentado un 500% desde 2013, lo que le ha valido a los turistas británicos la fama de poseer «el estómago más delicado de Europa».

Según la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), en Baleares el número de reclamaciones fraudulentas por intoxicaciones gástricas ronda las 10.000 al año, lo que se traduciría en un coste de 60 millones de euros al año para el sector.

Estafas

Que Baleares es una de las regiones preferentes para este tipo de estafas lo demuestran algunos de los casos que han llegado a los tribunales, con protagonistas que habían pasado sus vacaciones en el archipiélago. Sin ir más lejos, el pasado mes se conocía que tres integrantes de una misma familia inglesa se enfrentan a una pena de hasta seis años de prisión por distintas reclamaciones falsas tras pasar sus vacaciones en Mallorca.

En todo caso, el Ministerio de Justicia dejó bien claro que tenía también en su mira a las empresas instigadoras de este tipo de prácticas, las conocidas como claim farmers (fabricadoras de denuncias). En esa línea se ha articulado una reforma legislativa orientada a poner todas las trabas posibles a la ejecución de la estafa.

Entre las medidas en estudio se encuentra la posibilidad de reducir los incentivos en metálico que ofrecen los seguros de viaje para desmotivar a potenciales defraudadores. En todo caso, se trabaja con vistas a hallar un modelo que permita mantener las garantías para todos aquellos viajeros cuyas reclamaciones son legítimas.

Asimismo, el repunte en las reclamaciones por afecciones personales no se limita a las intoxicaciones gastrointestinales; a pesar de que éstas ocupan el primer puesto de la lista lo cierto es que las reclamaciones por supuestos traumatismos cervicales también han aumentado de manera significativa.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.